Ejemplos de actos jurídicos

Un acto jurídico es una manifestación personal de la voluntad de un individuo para asignar o transferir derechos que traen consecuencias legales, sin necesidad de que otras partes participen en este acto.

Para que un acto jurídico sea válido, debe ser realizado por una persona mayor de edad y sin impedimentos de razón de manera totalmente voluntario, con objetivos y causas claras y, ajustado a lo que pide la ley o legitimiza la jurisprudencia del país en que se realiza.


El acto jurídico puede ser grupal si es que se presenta como una parte única y con un solo representante. Asimismo pueden tener un efecto inmediato o aplicarse recién cuando la persona fallece u ocurre un hecho específico que les da acción.

Para que un acto jurídico sea válido su realización y condiciones deben ajustarse a la legislación vigente

Cuando un acto jurídico requiere de la firma y aceptación de una tercera parte, se le denomina como bilateral, mientras que cuando solo afecta a quien lo suscribe es unilateral. En los bilaterales, ambas partes pasan a tener beneficios y obligaciones.


Algunos ejemplos de actos jurídicos presentes en las legislaciones de casi todos los países y, que requieren de la voluntad de solo una persona o agrupación representada por un individuo único, son:

  • Reconocimiento de un hijo
  • Testamento
  • Registro de nacimiento
  • Matrimonio
  • Cese legal de convivencia
  • Registro de propiedad intelectual
  • Registro de defunción
  • Cesión de derechos de imagen
  • Aceptación de oferta
  • Registro de patentes
  • Divorcio unilateral
  • Contrato laboral
  • Cesión de derechos
  • Pago de deudas
  • Contrato de seguros
  • Firma de autorización para procedimiento médico
  • Traspaso de bienes
  • Contrato de compra o venta de un automóvil o propiedad
  • Fianza legal
  • Contrato de inversión
  • Certificación ante notario
  • Entrega de poder a terceros
  • Autorizaciones notariales
  • Firma de pagarés de deudas
  • Contrato de alquiler

Un acto jurídico puede ser a perpetuidad, tener una fecha de vencimiento o anularse si es que las condiciones para su validez dejan de cumplirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *