Ejemplos de biodegradables

Los biodegradables son aquellos materiales que se descomponen en un plazo relativamente corto al entrar en contacto con el ambiente, ya sea por tratarse de elementos orgánicos o mediante el contacto con otros organismos vivos. Tanto recursos no renovables como renovables pueden ser biodegradables, pero los segundos suelen caer con más frecuencia en esta categoría.

Si bien hay productos que se dicen biodegradables, el proceso es largo y ciertos residuos terminan contaminando los suelos, por lo que no son ecológicamente sustentables y no caben dentro de la definición de biodegradables. No hay que confundir biodegradable con reutilizable.


Para ser biodegradable, un material debe degradarse en otros componentes químicos amigables con el ambiente mediante procesos naturales como por ejemplo la acción de bacterias o químicos presentes en la naturaleza o, con leve intervención humana en un plazo no mayor de 5 a 10 años. Algunos ejemplos de biodegradables son.

La madera es un ejemplo de material biodegradable

Papel

El papel se puede descomponer de manera natural en un plazo de 2 a 5 meses. Esto no se aplica a papeles que estén combinados con otros materiales como plásticos o tratados con químicos contaminantes.


Un ejemplo de proceso más largo de biodegradación es el del papel periódico, que tarda aproximadamente un año.

Lana

La lana es un producto biológico, lo que la hace perfecta para que se biodegrade al momento de desecharla, un proceso que dura entre 1 y 5 años, todo depende del tipo de lana y los tratamientos a los que fue sometida.

Madera

La madera, dependiendo de su tipo y el tratamiento que haya recibido, es biodegradable en plazos bastante diversos y que pueden ir desde un par de meses a cerca de una década. Entre las variables que se aplican para saber el tiempo que tomará la biodegradación están el tipo de madera, si se utilizó pegamentos o pinturas y la clase de estas, entre otras.

Residuos de comida

Los restos de comida orgánica como por ejemplo frutas, vegetales y carne no procesadas, entre otros, son biodegradables, siendo un material compostable, ya que al degradarse sirve para fertilizar tierra cultivable.

El tiempo de biodegradación depende del tipo de alimento y puede ir desde una semana en el caso de una cáscara de plátano a 6 meses en el caso de una naranja. La carne puede demorar más.

Hojas de árboles

Las hojas secas que caen de los árboles tienen un rol ambiental que va mucho más allá de ser meramente biodegradables, sino que también sirven para enriquecer la tierra y ayudar a que especies de insectos y aves, entre otras, creen sus nidos y hogares.

Si estas hojas se quedan sobre el terreno, también ayudarán a que este sea capaz de retener mejor la humedad e incluso propiciar que esta se transforme en lluvia cuando está presente en el ambiente.

Más ejemplos de biodegradables

  • Residuos de industria pesquera
  • Aserrín
  • Excrementos humanos y de animales
  • Huesos
  • Jabones tradicionales
  • Cuero
  • Cera de abeja
  • Biocombustibles
  • Telas como el algodón, bambú y seda
  • Cáscaras de huevo
  • Plásticos en base a polímeros biodegradables
  • Pinturas en base a pigmentos naturales ya sea vegetales o minerales
  • Residuos de la fabricación del azúcar
  • Ramas de árboles
  • Paja
  • Cerámica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *