Saltar al contenido

Ejemplos de activo no corriente

Un activo no corriente, en el ejercicio contable, es aquel que se encuentra dentro de la empresa por más de un año. También se lo conoce con el nombre de activo fijo. Este tipo de activo se encuentra en el balance de situación de cualquier empresa que tenga sus cuentas actualizadas a diario. Se trata de bienes que son muy difíciles de convertir en dinero en efectivo en un corto tiempo. Debido a esto, el mismo debe estar dentro del Patrimonio Neto y también en el Pasivo No Corriente.

Se trata de una parte muy importante de la empresa y también de su estructura en el área financiera. Al no ser posible venderlos, tampoco se pueden emplear para respaldar ningún tipo de activo que la empresa pueda tener en el corto plazo.

ejemplos de activo no corriente

Las maquinas que se encuentran dentro de las fábricas se denominan activo no corriente.

Las empresas que cuenten con una mayor cantidad de activos no corrientes van a tener una gran dificultad para afrontar sus pagos en forma inmediata debido a que no pueden disponer de dichas ganancias.

Los activos corrientes, por el contrario, son aquellos recursos que sí se pueden comercializar dentro del plazo de un año.

Ejemplos de activo no corriente

El equipo que se encuentra dentro de una fábrica, sobre todo si es el que se utiliza para la producción de los elementos que la empresa comercializa.

La propiedad que puede tratarse de bienes muebles e inmuebles dependiendo de la empresa de la cual se trate.

Elementos que pertenecen a la propiedad intelectual tal como ocurre con las patentes por algún tipo de invento.

Inversiones a largo plazo, es decir que no se cobran en poco tiempo como ocurre con los bonos.

Dinero en el banco. El dinero en el banco sólo será activo corriente si está en la cuenta corriente de la entidad o empresa.

Mobiliario. Los muebles de una empresa son activos no corrientes cuando la empresa los compra para venderlos tiempo después. En ese caso, los muebles deben figurar como existencias

Deudas de la clientela: Todo el dinero que los clientes le deben a la empresa debe ser considerado como un activo no corriente, pues no siempre la empresa lo recupera de inmediato.

Bienes y derechos que se van a consumir, es decir que se van a vender, enajenar o transformarse en líquidos en un periodo mayor de un año.

Acciones: las acciones también forman parte de los activos no corrientes, pues en muchas ocasiones no se pueden vender hasta un año después de adquiridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.