Saltar al contenido

Ejemplos de canales de distribución

Los canales de distribución fueron creados como un tipo de circuito en el que se envía y recibe la mercadería que forma parte de la comercialización en cualquier región, país o ciudad. Dentro de los mismos encontramos dos partes: la producción, que es el área donde se fabrica el producto en si mismo y la comercialización que corresponde a  quienes se encargan de vender lo ya fabricado. La producción puede ser primaria como frutas, verduras, carnes y otros productos, secundaria como por ejemplo es el caso de los panificados y las comidas elaboradas y terciaria cuando hablamos de bienes y servicios.

Para enviar los productos se crearon los llamados canales de distribución. Los mismos son diferentes ya que se adecuan a las necesidades de cada  fabricante y de cada comerciante el cual se va a encargar de vender todos y cada uno de los productos o servicios que llegan a su negocio.

Ejemplos de canales de distribución

Los canales de distribución permiten que los productos a la venta lleguen a la casa de los consumidores.

Los canales de distribución ayudan a que la economía tenga un movimiento continuo y esto permite que haya una mayor corriente de dinero tanto en efectivo como en forma de crédito.

Ejemplos de canales de distribución

Los siguientes son ejemplos de los diferentes canales de distribución que se emplean comúnmente:

Directo: este tipo de canal de distribución se produce cuando el fabricante le vende los productos directamente al consumidor sin pasar por otros puntos en forma previa. Por ejemplo en este caso hablamos de los bancos, los seguros y también las ventas de productos de quintas y huertas, entre otros.

Corto: el canal de distribución de este tipo sucede cuando el fabricante le envía sus productos al comerciante y este se los vende al consumidor. Por ejemplo, el e-commerce o comercio electrónico, las ventas de muebles, de ropa, de zapatos, de electrodomésticos y de automóviles.

Largo: desde el fabricante pasa al comercio de venta mayorista. Posteriormente el comerciante es quien lo adquiere para ofrecérselo al consumidor final. Un ejemplo de esto son las tiendas de barrio, la hostelería y otros servicios similares.

Doble: el fabricante realiza un trato con un distribuidor con el cual trabaja de manera exclusiva. Este lleva el producto al comercio mayorista que, posteriomente se encarga de venderlo a los comerciantes minoristas que lo distribuyen al consumidor final. El canal de distribución doble ocurre con las franquicias, algunos importadores exclusivos y las distribuidoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.