Saltar al contenido

Ejemplos de combustibles

Los combustibles son aquellas sustancias que, al combinarse junto con el oxígeno, reaccionan desprendiendo calor. Esto permite movilizar vehículos o producir la suficiente energía calórica como para templar los ambientes o hacer funcionar maquinarias.

Los combustibles, como tales, comenzaron a ser utilizados a partir de la Revolución Industrial. El principal de ellos fue el vapor proveniente del agua aunque luego comenzaron a emplearse otros métodos para movilizar las maquinarias de las fábricas e incrementar la producción de cada manufactura.

Ejemplos de combustibles

El carbón es considerado uno de los combustibles sólidos más utilizados desde que el hombre comenzó a utilizar el fuego a diario.

Tipos de combustibles

Los combustibles pueden dividirse en tres tipos diferentes: sólidos, líquidos o gaseosos. Los sólidos son aquellos que, al quemarse, producen cenizas gracias a su mínimo contenido de humedad y al foco de calor que allí se produce. Como resultado de dichas reacciones químicas, además de emitir calor provocan dioxinas y furanos, un grupo de sustancias que pueden ser cancerígenas si se aspiran en grandes cantidades. Esto ocurre, sobre todo, cuando entra a tallar el cloro como parte de la quema de dichos combustibles.

Con respecto a los combustibles líquidos, son aquellos que permanecen en estado acuoso a la temperatura y presión correctas. Poseen un punto de ignición que provoca una gran cantidad de vapor que produce el movimiento. Hay que tener en cuenta que este tipo de combustibles debe ser almacenado con cuidado ya que cuentan con un gran poder inflamable lo que los transforma en elementos muy peligrosos, sobre todo al contacto con otras fuentes de calor.

Por último, en cuanto a los combustibles gaseosos, los mismos presentan el nombre de hidrocarburos naturales. Su combustión es muy rápida y suelen ser muy inestables debido a las diferentes temperaturas de ignición que presentan. Al igual que los combustibles líquidos, estos deben ser almacenados en lugares especiales como tubos u otros aparatos sometidos a presión para evitar que se evaporen en la atmósfera.

Los combustibles siempre liberan calor. Esto ocurre cuando se acercan a la fuente de calor adecuada que produce la deflagración con la correspondiente reacción química.

Ejemplo de combustibles

Sólidos

  • Madera
  • Papel
  • Carbón vegetal y mineral
  • Turba
  • Plásticos
  • Fibras de las telas
  • Grasas animales
  • Astillas
  • Leña

Líquidos

  • Hexano
  • Cloro
  • Plaguicidas
  • Alquitrán líquido
  • Acetato de metilo
  • Éter sulfúrico
  • Petróleo
  • Gasolina
  • Aceite vegetal

Gaseosos

Existen diferentes tipos de gases que se utilizan como parte del combustible de diferentes aparatos, vehículos o maquinarias como el gas natural, el de hulla, el de alto horno y el licuado de petróleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.