Saltar al contenido

Ejemplos de debilidades

Las debilidades del ser humano son aquellos aspectos en los que se producen fallas o desaciertos de manera cotidiana. No significa que todas las personas fallen en los mismos temas sino que cada individuo tendrá su propia debilidad de acuerdo a su carácter, manera de ser, crianza y al entorno en el que vive.

Estas debilidades, de acuerdo a su gravedad, inclusive pueden traerle problemas en la vida diaria a quien las padece. Por ejemplo, una debilidad es la impuntualidad. Si una persona nunca llega a horario a ninguna cita, puede, inclusive perder a sus amigos, su empleo o no obtener ofertas laborales acordes a su experiencia.

Ejemplos de debilidades

Ejemplos de debilidades: desconfianza

Por fortuna, esto es algo que puede ser cambiado. Si se trabaja combatiendo las debilidades, es probable que las mismas se transformen en fortalezas y que todos los defectos que las mismas le producen a una persona, sean transformados en algo positivo.

Ejemplos de debilidades

  • Antipatía: esta debilidad surge de nuestra actitud hacia determinadas personas que, quizá, no nos agradan.
  • Cobardía: significa no atreverse a cambiar o a salir de la zona de confort.
  • Desconfianza: en cuanto a esta debilidad, suele suceder cuando no se confía en las otras personas o se tiene el temor de salir dañado ante cualquier situación.
  • Desconcentración: no concentrarse en lo que se está haciendo es una debilidad que lleva a la pérdida de tiempo tanto para el individuo como para quienes tienen que trabajar con él.
  • Egoísmo: padecer de esta debilidad produce un ser humano mezquino que solo piensa en si mismo.
  • Impaciencia: ser impaciente lleva a la persona a tratar de hacer las cosas rápido con las consecuencias negativas que esto puede traer, desde accidentes a pasar malos momentos por torpeza o falta de cuidado.
  • Envidia: este es, quizá, uno de los peores defectos que una persona puede tener, pues muchas veces quien padece de esta debilidad no se ocupa de mejorar a si mismo sino que su única meta es perjudicar a los demás.
  • Resentimiento: es algo que acompaña a las otras debilidades. Se trata de un sentimiento muy negativo que puede provocar, además de malestar espiritual, enfermedades de diferente tipo a largo plazo.
  • Dependencia: ser dependiente de otra persona, de una droga, del alcohol e inclusive de la comida, puede traer muchos problemas a largo o corto plazo. Lo ideal, para evitar esto es mantener una actitud saludable y evitar los excesos de todo tipo.
  • Impuntualidad: como dijimos más arriba, ser impuntual puede perjudicarnos más de lo que pensamos, pues puede ocurrir que perdamos muchas oportunidades.
  • Irresponsabilidad: al igual que la impuntualidad, la irresponsabilidad tiene las mismas características y puede llevarnos a perder cosas muy importantes como la familia y nuestro empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.