Saltar al contenido

Ejemplos de oraciones con adjetivos

Un adjetivo es una palabra que complementa al sujeto calificándolo o brindando características propias de él. La función más importante que cumplen los adjetivos es la de brindar información de un sustantivo determinado, esta información puede ser precisa o abstracta.

Esta palabra va a variar de acuerdo al género y número al que se refiera. La etimología deviene del latín y significa “que se agrega”. Para ejemplos de adjetivos dirigirse a Ejemplos de adjetivos. A continuación brindaremos una serie de ejemplos de oraciones que contienen adjetivos.

Ejemplos de oraciones con adjetivos

  • El sol brillante sale cada mañana.
  • La plastilina violeta que me dieron para trabajar en el colegio manchó mi guardapolvo.
  • La tierra roja de las sierras me hace acordar a la casa de mis abuelos.
  • La niña linda va todos los días en autobús al jardín.
  • El niño ágil juega sin parar a la pelota.
  • La anciana dulce escribe poesías a diario.
  • El chico rubio no paraba de decir malas palabras.
  • La mesa bajita de casa es el lugar preferido de todos para apoyar las llaves.
  • La cocina vieja del patio nos servía para imaginar que cocinábamos.
  • Los ladrillos rojos eran usados de tiza para dibujar el tejo.
  • La chica llorona al final no disfrutó nada del cumpleaños.
  • El nene malo no paraba de pelear con cada uno de los invitados.
  • El buzo rallado era el preferido de mi hermana.
  • La remera lisa era la que más prefería mi hermano.
  • El recipiente trasparente que me regaló mi abuela es irrompible.
  • El cuarto oscuro del fondo es bastante húmedo.
  • Juan es el mejor para correr.
  • Pedro es muy malo para saltar el elástico.
  • El hombre gigante vivía en las cavernas porque no encontraba ninguna casa a su medida.
  • La planta débil murió con la últimas piedras que cayeron.
  • El cuchillo más filoso logro cortar la soga que no podíamos soltar.
  • La cobija suave es la preferida de mi madre.
  • El vidrio opaco era así porque el agua le había dejado depositado su sarro.
  • El galpón destruido quedó de esa forma luego de una terrible tormenta.
  • La niña sonriente juntaba las nueces que caían del nogal a diario.
  • El corazón triste pensaba que nunca cambiarían las cosas.
  • El hombre sano ya fue dado de alta después de largos meses de tratamiento.
  • La altura abismal que separaba el piso de donde estábamos hacía dar vértigo.
  • El abuelo estaba enfermo por eso lo tuvimos que llevar al médico.
  • Nosotros perdidos y ellos que no podían hallarnos.
  • El valle extenso parecía no terminar más.
  • El disfraz absurdo que me puso mi madre me hizo pasar mucha vergüenza.
  • El menú que nos sirvieron fue escaso.
  • El pantalón apretado que usó no le quedaba nada bien.
  • El jamón salado que nos trajeron de regalo nos encantó.
  • El niño mentiroso sabía que debía contar la verdad.
  • El piso estaba seco cuando la abuela se cayó.
  • La niña prolija pintaba cada uno de los dibujos que contenían las fotocopias que les daba la maestra.
  • El tomate ácido que nos vendieron me cayó mal.
  • El jugo cítrico que tomamos en la casa de Agustina me encantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.