Saltar al contenido

Ejemplos de oraciones cristianas

Las oraciones cristianas son la manera en que los creyentes tienen para comunicarse con Dios. Suelen ser conversaciones internas que tienen con ellos mismos en las que le hablan a un ser superior. Sin embargo, en ocasiones también se dicen en voz alta y se realizan en grupo cuando se celebra misa y el cura preside las plegarias.

Las oraciones cristianas permiten que los creyentes tengan una relación íntima y personal con su propio Dios y las usan para contarles sus problemas, obtener consuelo y agradecer por todas las bendiciones.

Ejemplos de oraciones cristianas

Las oraciones cristianas son usadas por los creyentes para comunicarse con su Dios.

Ejemplos de oraciones cristianas

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.

Oración para encontrar la calma y la paz interior

Padre Dios, mi corazón está envuelto en un gran caos y confusión.
Siento que me estoy ahogando en esta situación que me oprime,
y que mi corazón está saturado de miedo y confusión.
Realmente necesito de tu fuerza y de la paz
que solo Tú me puedes brindar.
Desde este momento, he decidido reposar en ti.
En el Nombre de Jesús te lo suplico Señor, Amén.

Ángel de la guarda

Ángel de la guarda,
dulce compañía,
no me desampares ni de noche ni de día;
hasta que descanse en los brazos de Jesús, José y María.

Muchas de las oraciones cristianas que rezamos hoy en día, pueden encontrarse en la Biblia en los diferentes versículos de los Evangelios.

Oración a San Miguel Arcangel

Oh, San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la lucha,
sé nuestra a ayuda contra la maldad y acechanzas del demonio,
Dios lo domine, lo pedimos suplicantes.
Y tu Príncipe de la milicia celestial
encadena en el infierno con el poder divino a Satanás
y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.

Credo

Creo en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos,
está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.

Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo
Como era en el principio,
ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.

Yo confieso

Yo confieso ante Dios Todopoderoso,
y ante vosotros hermanos
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,
a los ángeles,
a los santos
y a vosotros hermanos,
que intercedáis por mí
ante Dios, Nuestro Señor.
Amén.

Señor, mira complacido a tu pueblo

Señor, mira complacido a tu pueblo,
que con fervor desea entregarse a una vida santa,
y, ya que con sus privaciones se esfuerza por dominar el cuerpo,
que la práctica de las buenas obras transforme su alma.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
quien contigo vive y reina en unidad con el Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.