Ejemplos de accidentes de trabajo

Se denomina accidentes de trabajo a aquellas lesiones corporales que el trabajador puede llegar a sufrir en consecuencia al trabajo que esté realizando.

Cabe destacar que, de acuerdo a las diferentes legislaciones alrededor del mundo, esto ocurre únicamente si la persona se encuentra dentro del ámbito laboral o en camino del trabajo hacia su casa o desde su domicilio al trabajo.

Ejemplos de accidentes laborales

Los elementos de protección personal son necesarios para evitar los accidentes laborales.

Diferencias entre accidente, incidente, riesgo y lesión

Es muy importante diferenciar los riesgos, los incidentes y las lesiones de los accidentes de trabajo. Los primeros consisten en cualquier objeto o situación que puede llegar a dañar a la persona como ocurre, por ejemplo con un escalón mal señalizado o el fuego prendido. Los riesgos pueden ser químicos, físicos, biológicos, medioambientales o de seguridad, entre otros.

Por otro lado, nos referimos a las lesiones como las consecuencias de los accidentes. Un ejemplo de ello es la caída desde lo alto de una escalera. En ese caso, el riesgo es la escalera, la caída es el accidente y las heridas provocadas por el mismo son las lesiones.

En cuanto al incidente, se trata de un hecho fortuito que no puede ser evitado, pues es algo que ocurre sin que nadie lo espere.

Una de las maneras de evitar los accidentes de trabajo consiste en utilizar los llamados EPP (Elementos de Protección Personal) los cuales impiden que el trabajador los padezca.

Existen personas que tienen una mayor predisposición a sufrir de accidentes laborales que otras, como ocurre en el caso de quienes son demasiado distraídos cuando realizan su labor, no acatan las órdenes de los superiores, tienen defectos físicos que les impiden realizar dicha labor en cuestión o son víctimas de algún tipo de adicción.

Ejemplos de accidentes de trabajo

Colisión con objetos agudos o romos que resultan en desgarros o cortes que incluso ocurren al tropezar o resbalar.
Contusiones por objetos que se deslizan, se mueven o se caen.
Prensado de las extremidades entre dos o más objetos.
Caídas en un mismo nivel, por ejemplo cuando hablamos del suelo con un pequeño desnivel.
Caída de un nivel a otro como puede ocurrir en lugares altos si no se usan los elementos de protección personal adecuados.
Resbalar.
Esfuerzos excesivos que pueden traer como consecuencia dislocamientos o hernias, entre otros.
Inhalación, absorción o ingestión de químicos que pueden producir asfixia o envenenamiento. No se incluye, en este caso, el contacto con temperatura extrema.
Contacto directo con la corriente eléctrica sin ningún tipo de protección lo cual, como resultado, puede provocar la electrocución o un choque eléctrico.

Cabe destacar que cualquier accidente, con la respectiva precaución, puede ser prevenido y así, de esta manera se puede evitar que esto se convierta en una catástrofe, que el trabajador pierda la vida o resulta herido de gravedad. Por lo tanto, al firmar el contrato de trabajo, será necesario que tanto ele empleado como el empleador indiquen que están de acuerdo con su uso.