Saltar al contenido

Ejemplos de asertividad

La asertividad es la capacidad que el ser humano tiene de expresar las cosas que desea de manera amable sin herir los sentimientos de los demás. Dentro de esto, podemos incluir la negociación para que esto se cumpla. Por ejemplo, la asertividad se presenta cuando una madre le dice a su hijo, “si ordenas tu cuarto, luego podrás jugar a lo que quieras”. De esta manera, el niño hará lo que la mamá desea sin necesidad de discusiones ni pleitos de ningún tipo. 

De acuerdo a los psicólogos, la asertividad se encuentra en un triángulo en el que también podemos hallar la agresividad y la pasividad. Con el primero, pedimos las cosas de manera negativa y en forma brusca mientras que con la pasividad ocurre todo lo contrario llegando inclusive a no poder expresar nuestros deseos. De aquí se puede inferir que la asertividad sería el punto medio entre la agresividad y la pasividad. 

Ejemplos de asertividad

La asertividad consiste en lograr lo que desea sin discutir ni herir a las demás personas.

Características de la asertividad

Esta cualidad, nos permite pedir cosas y negociar sin salir perjudicados. Inclusive, gracias a esta característica, podemos negarnos a hacer algo sin que la otra persona se enoje u ofenda por haberle dicho que no. Sin embargo, el ser asertivo no solo se emplea para realizar peticiones sino que también permite hacer y recibir cumplidos e inclusive aceptar críticas de buena manera. Quien tiene un carácter asertivo es una persona muy apreciada por todos aquellos que la rodean, pues tiene la diplomacia de conocer qué decirle a cada uno sin dejar de lado su opinión y presenta una gran tolerancia.

Cómo ejercitar la asertividad

Es importante que antes de ejercitar la asertividad se tenga en cuenta nuestro poder para negociar, pues de lo contrario de nada valdrá. Previo a proceder, es necesario preparar la mente para comenzar para no caer en lo agresivo o en lo pasivo y ceder ante la primera insinuación.

Al ser asertivo, es importante que la negociación tenga el punto central en la charla y que obtener lo que se desea no se convierta en una obsesión, por así decirlo.

Ejemplos de asertividad

  • Al ir a un restaurante recibir un plato sucio. Ante esta situación, es asertivo llamarlo y pedirle por favor que lo cambie.
  • Cuando una persona se encuentra en nuestro camino, es asertivo pedirle amablemente si puede moverse a un lado y así pueda dejarnos pasar.
  • En el trabajo, la asertividad consiste en lograr que quienes tienen empleados a cargo que los mismos hagan su tarea sin protestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.