Saltar al contenido

Ejemplos de células procariotas

Las células procariotas son aquellas que no cuentan con un núcleo definido. Esto quiere decir que su material genético presenta el citoplasma celular libre. Su estructura es muy simple y se diferencian muy bien de las células eucariotas que son de mayor tamaño y mucho más complejas.

Este tipo de células, de acuerdo a los científicos, fueron las que surgieron cuando se formó nuestro planeta y dieron origen a muchos de los seres vivos que la habitan en la actualidad. Fueron las primeras formas de vida que pudieron nutrirse y movilizarse por si mismas.

Ejemplos de células procariotas

Ejemplos de células procariotas

Las células procariotas están compuestas por la pared celular, la membrana plasmática, el citoplasma, el nucleoide, los ribosomas. Además, algunas de estas células cuentan con flagelos para movilizarse. Existen procariotas autótrofas, las cuales procuran su propio alimento por medio de fotosíntesis y quimiosíntesis. Otras son heterótrofas, las cuales pueden alimentarse de su huésped, es decir al igual que los parásitos. Por otro lado, otras células tienen el comportamiento saprófito, esto significa que se alimentan de los desechos de otros seres. Por último, encontramos aquellas que practican la alimentación simbiótica donde ambas especies – la célula y su huésped-, se benefician.

Con respecto a su reproducción, la misma puede ser asexual o parasexual. En la primera, la célula se divide a si misma hasta convertirse en dos nuevas células que contienen el mismo material genético. En cuanto a la reproducción parasexual, en este caso, se produce un intercambio de ADN. Esto permite una transformación de los genes en las células hijas.

Ejemplos de células procariotas

De acuerdo a la estructura de su pared celular

Se pueden clasificar las células procariotas de acuerdo al tipo de membrana o piel que las cubre.

Gracilicute: su pared es muy delgada.
Firmicute: la piel que la cubre es muy gruesa.
Mendosicutes: su pared celular tiene una estructura media, es decir que las paredes celulares no son ni muy gruesas ni tampoco muy finas.
Tenericutes: en este caso, las células no cuentan con una pared celular definida.

De acuerdo a la forma que presentan

Las células también se pueden clasificar de acuerdo a la forma que presentan cuando son observadas bajo el lente de un microscopio.

Bacilos: tienen forma de bastón.
Cocos: redondos e irregulares
Espirilos: tienen forma alargada y espiral.
Irregulares: no presentan una forma definida.
Vibrios: su forma es curvada como un medio círculo pero más abierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.