Saltar al contenido

Ejemplos de contrato de alquiler

Un contrato de alquiler, o como también se lo conoce, de arrendamiento o renta, es un documento legal en el que las dos partes interesadas regulan las condiciones de dicho servicio. En ese documento, la persona que alquila el inmueble le cede el derecho de uso a quien va a ser el arrendatario.

En dicho contrato de alquiler figurarán la cantidad de meses que durará el acuerdo, las cuotas que se pagarán y todos los derechos y obligaciones tanto del arrendatario como de quien va a rentar la propiedad. Si alguna de las dos partes haya sido afectada por algún tipo de incumplimiento, tiene derecho a iniciar acciones legales y presentar reclamos frente a las autoridades correspondientes.

Ejemplos de contrato de alquiler

Cuáles son las partes de un contrato de alquiler

El contrato de alquiler está compuesto por una serie de datos estándar. Se incluyen el nombre, apellido y número de documento de identidad de las dos partes que van a firmar el documento. También se describe en forma detallada el bien que va a ser alquilado, los datos de catastro, los muebles que se encuentran en su interior y el tamaño de cada uno de los ambientes.

También deberá estar escrita la cantidad de meses que el inmueble va ser alquilado y las obligaciones que cada una de las partes poseen. El valor de las mensualidades y la manera en que van a ser abonadas. Se incluirá además el uso que se le dará a la vivienda o comercio. También cuáles son las causas por las que podría terminar el contrato. En el contrato de alquiler se añadirá cuál es la manera en la que se renovará y la fecha y hora en la que fue firmado.

Ejemplos de contrato de alquiler

Alquiler de una vivienda: en este caso, se arrienda una casa o departamento para que sus ocupantes vivan una determinada cantidad de meses.

De renta por temporada: en este caso, hablamos de un contrato de alquiler que tiene una duración corta determinada. Puede ser de algunos días, semanas o pocos meses. Por lo general se redacta en caso de casas de alquiler por vacaciones o para estudiantes foráneos.

Locales comerciales: son contratos especialmente diseñados para alquilar todo tipo de locales comerciales, galpones. También se incluye cualquier otro inmueble que sea utilizado solo para cuestiones de venta de bienes o servicios.

Garajes o estacionamientos: algunos tipos de contratos de alquiler puede incluir un espacio para guardar un automóvil o vehículos similares.

Parcelas o terrenos: en ciertas ocasiones, los dueños de terrenos alquilan el espacio para que el arrendador construya sobre él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.