Saltar al contenido

Ejemplos de descripcion de un paisaje

Cuando hablamos de descripción de un paisaje, nos referimos a nombrar todos los elementos que lo componen. Dichas características se obtienen con la simple observación del espacio circundante. Se debe relatar en forma personalizada todo aquello que se ve. Esto significa que será diferente de acuerdo a la percepción de cada uno.

En la descripción del paisaje es importante narrar no solo lo que se ve sino también describir los colores, las texturas y también los aromas para hacerlo más completo.

Ejemplos de descripción de un paisaje

Para describir un paisaje se hace necesario conocer qué cosas lo componen y cuáles son sus colores

Ejemplos de descripción de un paisaje

Aquellas montañas presentan una altura considerable y en su cima se pueden observar las nieves eternas. Además, es posible ver diferentes ríos y arroyuelos de aguas cristalinas que recorren todas sus laderas. En sus flancos, pueden observarse pinos y césped que se mantienen verdes durante todo el año.

Las playas de Necochea presentan una gran dimensión. Son sumamente anchas y el mar, muchas veces con gran cantidad de oleaje, baña sus orillas. El agua en ocasiones es muy fría y la arena presenta granos gruesos.

El paisaje que se veía desde su ventana era fabuloso. Allá a lo lejos se podía observar el mar azul profundo y, recortadas como imágenes en contraste, se ven las edificaciones de un color blanco brillante entremezcladas por grupos de árboles que presentaban una gran cantidad de hojas en su follaje.

La ciudad, durante la noche, nos muestra una gran iluminación. Los edificios nos ofrecen diferentes colores como el amarillo, el anaranjado y el azul. Además, los coches que pasan en gran cantidad, brindan una iluminación única. Por la mañana, al salir el sol, esos colores poco a poco se desvanecen hasta darle lugar a unos nuevos tonos que resaltan con la luz del sol y que también son maravillosos.

La cabaña en el medio del bosque brinda un contraste encantador. El marrón de sus paredes y el rojo de su tejado, contrastan alegremente con las coloridas flores que la rodean y su césped terso y muy suave de un verde muy profundo que, durante las mañanas, amanece cubierto con una alfombra de rocío que le da un aspecto muy fresco, sobre todo durante la época de verano.

Mi casa tiene las paredes de color blanco en el comedor y en la sala. En cambio, las de mi cuarto son de color verde pastel. Las ventanas de toda la propiedad tienen postigos de madera de color oscuro. Las tejas son también oscuras lo cual, desde lejos, permite apreciar la construcción tradicional de dicha edificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.