Saltar al contenido

Ejemplos de ductilidad

La ductilidad es un tipo de propiedad que tienen algunos materiales que pueden deformarse debido a la acción que ejercen algunas fuerzas sobre ellos. Son muy fuertes en comparación de los no dúctiles que se quiebran y se rompen ante la aplicación de fuerzas que traten de cambiar su forma.

Es decir que un material es muy dúctil cuando se produce una relación entre el estiramiento o alargamiento longitudinal y una disminución en el área transversal muy pronunciada. Es una propiedad muy apreciada de algunos metales que le permite estirarse y aplanarse al punto de conseguir hilos delgados y alambres de diferentes tipos de grosores.

Ejemplos de ductilidad

La plastilina es un material que presenta una gran ductilidad

La deformidad de los materiales dúctiles puede aumentar ante la presencia de calor sin llegar, precisamente, a ser fundidos sino que cobran una gran maleabilidad.

Ejemplos de ductilidad

Algunos de los materiales más dúctiles que se encuentran en la naturaleza son:

Hierro: puede manipularse con la aplicación de calor sin romperse, sobre todo cuando se alea con el carbono para dar como resultado los diferentes tipos de acero.

Madera: es uno de los materiales orgánicos más dúctiles que ofrece la naturaleza. Esto dependerá del nivel de humedad que contenga aunque en ocasiones puede ser demasiado fibrosa y abrirse ante las fuerzas perpendiculares que la manipulen.

Zinc: en estado puro, es uno de los elementos más dúctiles que existen debido a que es posible manipularlo al transformarlo en láminas para ser enrollado o también para tensarlo y darle otras formas diferentes. Es un material muy importante que forma parte de otras aleaciones.

Plomo: posee una gran elasticidad molecular lo cual lo transforma en un elemento de mucha ductilidad. Es muy flexible y puede ser fundido y aleado con otros metales en forma muy sencilla.

Plastilina: este material que es muy apreciado por los niños pequeños. Es un ejemplo claro de ductilidad, pues se puede estirar, torcer y doblar sin que se rompa. Está compuesto por calcio, vaselina y otros componentes alifáticos.

Cobre: se trata de un metal de color rojo que es un excelente conductor eléctrico. Además, es económico y muy maleable por lo que también entra en el ejemplo de materiales dúctiles.

Aluminio: aquí nos encontramos con una aleación de material muy liviana que permite ser maniobrada y utilizada para fabricar elementos de diferentes formas. Tal es así que muchos utensilios de cocina e inclusive vehículos están fabricados con este metal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.