Saltar al contenido

Ejemplos de enlaces covalentes

Los enlaces covalentes son aquellos que se forman entre átomos no metálicos que se encuentran dentro del mismo elemento químico o entre átomos del mismo tipo de diferentes elementos. Se debe tener en cuenta que la diferencia existente de la electronegatividad debe ser más baja o igual a 1.7 cuando el hidrógeno se enlaza con un no metal.

Este tipo de enlaces ocurren cuando los átomos comparten electrones que se encuentran en el último nivel de energía y se cumple con la Regla del Octeto. Esta indica que todos los elementos de la tabla periódica tienden a tener 8 electrones en sus últimos niveles de energía. Esta condición es la que los acerca a los gases nobles.

Ejemplos de enlaces covalentes

El dióxido de carbono (CO2) es un claro ejemplo de enlace covalente.

La manera en la que este tipo de sustancias logran ser estables es al compartir electrones entre si. Generalmente, cada elemento aporta uno aunque a veces, cuando se trata de un enlace covalente dativo, solo lo hace uno de los átomos. esto hace que se mantengan unidos y que se logre la reacción química. Un ejemplo de esto sucede con el dióxido de carbono o CO2. En este caso, cada uno de los dos oxígenos aportan dos electrones al carbono, mientras que este último les da dos electrones a cada oxígeno. De esta manera, todos los elementos que componen la molécula cuentan con 8 electrones cada uno.

Cuando la diferencia de electronegatividad supera 1,7, los enlaces se transforman en iónicos.

Tipos de enlaces covalentes

Se conocen tres tipos de enlaces covalentes. Uno de ellos se denomina enlace covalente polar y se produce cuando la diferencia de electronegatividad se encuentra entre 0 y 4. En este caso, los electrones que conforman el enlace, son atraídos por átomos con mayor o menor electronegatividad . Cuando se distribuye la carga eléctrica se genera un dipolo. Esto ocurre por ejemplo cuando se enlazan el oxígeno y el hidrógeno.

Otro enlace de este tipo es el enlace covalente apolar que puede formarse entre átomos de diferente tipo o iguales. En este caso, la diferencia de electronegatividad es casi nula. Esto sucede, por ejemplo, cuando se unen el carbono y el hidrógeno.

Por último, también encontramos el enlace covalente coordinado conocido también como dativo. En este caso, solo uno de los átomos aporta electrones y los comparte. Es importante que los elementos tengan un elemento que contenga dos electrones libres como ocurre el nitrógeno (N).

Ejemplos de enlaces covalentes

Agua (H2O)
Amoníaco (NH3)
Cuarzo (SiO2)
Dibromo (Br2)
Dicloro (Cl2)
Diflúor (F2)
Diyodo (I2)
Diésel (C12H26)
Dióxido de carbono (CO2)
Glucosa (C6H12O6)
Metano (CH4)
Nitrógeno molecular (N2)
Oxígeno molecular (O2)
Parafina (CnH2n+2)
Propano (C3H8)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.