Saltar al contenido

Ejemplos de lenguaje kinésico

Se le llama lenguaje kinésico a aquel que no utiliza la verbalización sino que emplea gestos de todo tipo junto con movimientos corporales. También se lo conoce como lenguaje corporal o no verbal. En ocasiones, esto puede tornarse fundamental, pues muchas veces un gesto tiene más significado que una o más palabras y expresa mucho mejor nuestro sentir o lo que pensamos en ese momento.

En resumen, el lenguaje kinésico está compuesto por miradas, gestos puntuales, movimientos del cuerpo y la forma de la postura como ocurre, por ejemplo, con un una sonrisa en señal de alegría o cuando fruncimos el ceño como muestra de enojo.

Ejemplos de lenguaje kinésico

Fruncir el ceño y cruzar los brazos en señal de mal humor es un ejemplo de lenguaje kinésico.

Importancia del lenguaje kinésico

Hay muchos tipos de actividades que en su mayoría se basan en el lenguaje kinésico como ocurre en el mundo de la actuación. Allí los protagonistas pueden darnos a entender qué es lo que pasa en la trama con solo observar los gestos que realizan durante cada una de las escenas.

Cuando surgió el cine, las películas eran mudas por lo que este tipo de lenguaje era muy apreciado por los cineastas. Un ejemplo de este tipo de actuación nos lo dieron Charly Chaplin, Douglas Fairbanks y Buster Keaton quienes, gracias a sus movimientos y expresiones, daba a entender perfectamente lo que pasaba en la escena a pesar de no haber utilizado diálogo de ningún tipo en sus películas. Las historias eran narradas mediante movimientos corporales y gestos.

Los emojis, que tantas veces usamos en los mensaje de texto que enviamos a través de las redes sociales o los servicios de mensajería instantánea, son un claro ejemplo de lenguaje kinésico o no verbal.

Es importante aclarar que la simbología o gestualidad no siempre significa lo mismo en todas las culturas. Quizá lo que en un país o continente tiene un significado mientras que en el otro lado del mundo expresa algo completamente diferente.

Ejemplos de lenguaje kinésico

Abrir los ojos y cerrarlos de manera repetitiva indica vergüenza o pena.
Resoplar o bufar indica cansancio y fastidio
Realizar un suspiro representa la melancolía
Juntar las manos como si se estuviera rezando es señal de súplica o pedido desesperado.
Levantar el pulgar es signo de aprobación, bajarlo de desaprobación.
Guiñar un ojo significa complicidad.
Mover repetidamente la mano hacia arriba y hacia abajo es signo de prisa.
Colocar el dedo indice sobre los labios indica silencio.
Mover la cabeza de arriba hacia abajo es afirmación
Mover la cabeza de derecha a izquierda es negación.
Mover la mano en forma circular sobre el abdomen indica hambre o que la comida estuvo deliciosa.
Sonrojarse equivale a sentir pena o vergüenza.
Fruncir el entrecejo es señal de enojo.
Mirar hacia arriba moviendo los ojos de manera despectiva indica mal humor o desprecio.
Tomar la frente con las manos es símbolo de preocupación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.