Saltar al contenido

Ejemplos de oraciones con verbos graves

Los verbos graves, al igual que esas palabras, son aquellos que se acentúan en la anteúltima sílaba tal como ocurre con pide y entiendes, por ejemplo. Cabe destacar que todos los verbos en infinitivo, los cuales terminan en ar, er o ir,  pertenecen a este grupo.

En el caso de los verbos conjugados, el lugar donde el acento se encuentra cambia.Cuando se trata de verbos regulares que se encuentren en presente, hablamos de palabras graves. Por otro lado, si hablamos del futuro o del pasado y si están en singular hablamos de palabras agudas.

Ejemplos de oraciones con verbos graves

Ejemplos de oraciones con verbos graves

Si hablamos de verbos en futuro o en pasado, cuando están escritos en plural no son graves sino agudos. Por último, los verbos que se encuentran en formato condicional, es decir los que incluyen un hiato, forman parte de las palabras graves. Es importante aclarar que los verbos graves pueden comenzar tanto con vocales como con consonantes, pues se trata de todo tipo de acciones que realizan las personas o las cosas.

Ejemplos de oraciones con verbos graves

A mi tía le gusta viajar al sur porque tiene una cabaña en Bariloche.

Cuanto mi hijo pinta sus cuadernos los deja hermosos.

Ayer salimos y nos encontraste de casualidad.

El cachorro pide mucha atención por sobre todas las cosas.

José habría sido quien tuvo la suerte de ganar ese premio.

No tenía idea que mi canción favorita era número uno en los charts.

Todo el tiempo Matías prefiere salir a hacer cosas en el centro

Siempre dejo que las mejores ideas vengan a mi durante la noche.

Yo canto en la ducha por las mañanas, de noche no siento la inspiración.

Los hechos de ese libro de historia no son del todo ciertos, es cuestión de investigar.

Juan José se encontraba abstraído mirando su celular cuando tropezó y cayó en el medio de la acera.

Nunca le dijo que doblaría la esquina cuando lo empujó para pasar.

Martina estaba mirando una película cuando se cortó la luz, justo antes del final.

Durante el partido de fútbol le dijeron a Mateo: “si no cabeceas la pelota vas al banco”.

Los muchachos corren para llegar temprano a la escuela.

Todos en la casa desinfectan sus manos al volver de la calle, no desean contagiarse ningún tipo de enfermedad.

¿Entiendes qué es lo que te quiero decir? Parece que todavía no te quedó el tema muy claro y necesitas una explicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.