Ejemplos de vicios de dicción

Los vicios de dicción corresponden a la utilización de palabras de manera incorrecta. Dichos vocablos o frases se encuentran dentro del discurso oral o escrito y pueden llegar a provocar confusión en las personas que leen o escuchan dichas construcciones gramaticales.

Cabe destacar que suele ser muy difícil cambiar los vicios de dicción, pues se insertan en la sociedad debido a que se practican todo el tiempo. Esto ocurre, sobre todo, cuando se emplean en forma constante. Lo aconsejable es tratar de seguir las reglas gramaticales de idioma lo mejor posible.

Ejemplos de vicios de dicción

Los vicios de dicción forman parte de todos los idiomas.

Muchas veces los vicios de dicción o errores de dicción son los que provocan que el lenguaje natural avance mucho más rápido, pues lo ponen al alcance de todos los hablantes.

Ejemplo de vicios de dicción

  • Vulgarismos: Son las palabras o expresiones que se emplean en el dialecto o idioma utilizado de forma incorrecta. Es empleado en forma inapropiada por las personas comunes. Es corriente que muchas personas remplacen la letra e por la i. Por ejemplo decir “Juan va a actuar en el tiatro (teatro)” o “se va a golpiar (golpear) si se cae al suelo” o “esto se va a poner pior (peor) de lo que ya estaba”. También puede ocurrir que se utilice la letra s al final de los verbos ya conjugados, lo cual es incorrecto como ocurre, por ejemplo, con vistes (viste), hablastes (hablaste) o cantastes (cantaste).
  • Barbarismos: Son vocablos que se forman debido a la influencia de alguna lengua extranjera por lo que no se usan las reglas como decir desapercibido en lugar de inadvertido, por ejemplo.
  • Solecismos: Se trata de discordancias en el género y el número o persona de una palabra dentro de una oración. Por ejemplo decir “hubieron sismos” o, en el caso de utilizar mal las preposiciones, también hablamos de este tipo de vicios de dicción. Por ejemplo decir “de acuerdo a” en remplazo de “de acuerdo con”
  • Dequeísmo: en este caso, hablamos de una frase en la que se le añade la expresión “de” cuando la misma no es necesaria. Por ejemplo “es correcto de que haya venido” en lugar de decir “es correcto que haya venido”.
  • Cacofonía: Sucede cuando se repite una palabra de manera no intencional y la frase es desagradable al ser oída. Por ejemplo, “Si tomas té te pondrás bien”.
  • Monotonía: Se refiere a la pobreza en el léxico o lenguaje que da la impresión de mostrar un vocabulario muy limitado y poco adecuado. Un ejemplo de esto es “Juan va a hacer una casa” en lugar de decir “Juan va a construir una casa.”. También lo encontramos en “María hizo un libro de poemas” cuando lo correcto es decir “María escribió un libro de poemas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *